A mover el... raton

jueves, octubre 28, 2004

Teleilusiones, Ciberilusiones

Nacieron casi junto con las telecomunicaciones, las últimas tan junto con la internet. Al principio, en una época de internet casi exclusivamente masculina, no me cabe duda que tambien existían, tanto como la homosexualidad, y encontraban allí un pequeño paraíso, privado o público, pero sobre todo muy de ellos, sin prejuicios ni discriminación.

Con la internet masiva, llegando a escolares, adultos mayores, dueñ@s de casa, trabajador@s obrer@s de la rutina, y ya no solo a estudiantes de universidad, este fenómeno comenzó a expandirse.

Pero ¡como no iba a ser asi! Solo hay que mirar alrededor ¿acaso podemos fijar nuestra atencion romántica en:

- El "caballero" muy terneado, que arremete a codazos a las damas alrededor para poder subirse al metro?
- La flamante mamá de cartera Vuitton (aunque mas probablemente Buyton), que le chilla a su hijo por darle la mano a un niño de la calle?
- Hombres que se reúnen a hablar de las cirugías esteticas de la faranduleras, como si ellos mismos quisieran pasar bajo el bisturí?
- Mujeres que solo tienen ojos para ver vitrinas (y se enamoran de su propio reflejo en el vidrio)?

¿No es acaso mas fácil sentir el romanticismo con quien escribe palabras bonitas (acaso, ideas bonitas), melosas y parafrasea a poetas romanticos? ¿Con quien pone su mejor foto en su web? Claro... en internet podemos dar nuestra mejor cara, ocultar todo lo feo. Podemos construir una ilusión, muchas veces individual, algunas veces de a dos: una ilusión de romanticismo, que se va construyendo mail a mail, mensaje a mensaje del chat. Muy hermosa y constante puede ser, pero sigue siendo una ilusión.

Muchos disfrutan con el juego, otros quedan apaleados al pasar mas alla y descubrir la cruda-no-siempre-linda realidad.

Creo que se puede admirar a una persona por toda su parte hermosa y buena que muestra en internet, pero ¿querer? ¿poner el corazon en alguien que no se muestra, que no se conoce en forma integral? Bueno... si se disfruta el juego... (con el derecho a quejarse después del apaleo).

2 Comments:

  • Luego de un par de experiencia con distintos niveles de éxito debo reconocer que tienes toda la razón. Claro que luego de una inocente primera vez, las siguientes ya deberíamos ser mas precavidos

    Al principio creí que todo se debía a la necesidad de cubrir alguna deficiencia emocional, pero veo que esas necesidades se repiten y esa imagen que creamos es lo que nos gustaría y normalmente esta lejos de la realidad.

    Aun me parece que cada uno se engaña, que vemos lo que queremos ver y que entendemos lo que queremos. Lamentablemente a veces se torna peligroso mezclar esos deseos con sentimientos que si son reales.

    By Anonymous Anónimo, at jueves, octubre 28, 2004  

  • En efecto algunas personas disimulan, amplifican y corrigen su personalidad en internet para ser aceptados, pero al igual la falsedad es muy facil de detectar ya que va llena de cliches y estereotipos que con el tiempo se van manifestado mas fuertemente, el problema es que en una relacion muchas veces alguna de las personas o las dos quieren ser engañadas y ahi es donde radica el problema, ya si se tiene experiencia se disfruta el juego, pero son cuestiones muy delicadas.

    By Blogger - Shakty -, at viernes, noviembre 05, 2004  

Publicar un comentario

<< Home